Traducciones compulsadas

Traducciones compulsadas 2018-02-02T16:48:47+00:00

ACED Traducciones compulsadas

Los clientes son muy confundidos en cuanto al gran número de términos que no son claros y que se utilizan en el dominio de las traducciones oficiales y entendemos por qué. Las traducciones pueden ser notariales, certificadas, juradas o compulsadas. Es importante saber que, aunque todos estos términos describen un proceso de traducción similar, no se sustituyen uno a otro: cada categoría tiene un propósito y una utilidad distinta.

Tomemos por ejemplo una traducción compulsada:

Las traducciones compulsadas son similares a las juradas. Las traducciones compulsadas son generalmente necesarias para documentos utilizados en otro país. El término no certifica la calidad de la traducción sino solamente que el sello del documento es auténtico.

Una traducción compulsada representa la traducción de un documento original auténtico concluido bajo firma privada en la cual se especifica la fecha. La traducción tiene que estar acompañada por los documentos compulsados correspondientes, sellados y certificados por un notario que confirma que la traducción se hizo por un traductor jurado. Para las traducciones compulsadas se impriman por lo menos dos ejemplares, uno para el archivo del notario público y el segundo para el cliente.

Las traducciones compulsadas tienen que seguir un proceso específico, reglamentado por un seto de normas legislativas.

  • Una copia según el documento original se tiene que añadir a la traducción.
  • Las páginas del documento traducido se tienen que contar.
  • El traductor jurado tiene que sellar y firmar cada página de la traducción y también entre las páginas.

Ten en cuenta que en los países que no ratificaron la Convención de La Haya no aceptan traducciones compulsadas. Nos aconsejamos los clientes que verifiquen siempre los requerimientos legales al consulado del país.

Si necesitas ayuda para cumplir los requerimientos legales para una traducción estaremos contentos ayudarte. Solamente tienes que mandarnos una copia según el documento original y decirnos el idioma en lo cual se tiene que traducir, a qué sirve el documento, el término límite y cualquier otra información que nos puede necesitar para el desarrollo del proceso.

Debido a la importancia jurídica que tiene una traducción compulsada y la obligación de que el traductor jurado tenga calificaciones específicas los servicios pueden costar más que para una traducción “normal”. Si hay preguntas en cuanto a la necesidad de compulsar una traducción, aconsejamos a nuestros clientes que pregunten siempre al destinatario de la traducción y que obtengan la confirmación escrita de los requerimientos.

¡Después te puedes relajar y nosotros nos ocupamos del resto!